martes, noviembre 21, 2006

Repostería: Gótico de Crimea

No es que ande falto de ideas ni mucho menos, pero sí de tiempo para elaborarlas y darle una vuelta más de rosca a las cosas.
Así que visto eso y en respuesta a un referrer (alguien que llegó a este blog buscando en google "gótico de crimea"), reposteo.

Posteado originalmente en: TCMS
Fecha: 22/01/2006


Gótico de Crimea
Si alguna vez oistéis hablar de la famosa historia sobre un viajero que afirmó que la lengua de los godos se perpetuó hasta el siglo XVII, y que a Tolkien le fascinaba que así hubieran podido permanecer hasta el siglo XX, he aquí la historia:

En 1562 un noble de la región de Flandes (Bélgica) llamado Oghier Ghislain de Busbecq, que ejercía las funciones de embajador del Sacro Imperio Romano Germánico frente al Imperio Turco Otomano, envió una carta a un viejo amigo de la escuela en Europa.
En ella le informaba de su encuentro con dos hombres de Crimea (península en el norte del Mar Negro, hoy en día perteneciente a Ucrania), lugar en el cual, como él habia oído frecuentemente, habitaban gentes que exhibian características germánicas en su apariencia, costumbre y lengua.
Movido por la curiosidad Busbecq se pasó mucho tiempo conversando con estos dos hombres intentando obtener información sobre su etnia. En el informe incluyó varias frases cortas en su lengua con su traducción latina, palabras, números y el comienzo de una canción (sin traducción).

Pero hay tres problemas principalmente a tener en cuenta a la hora de evaluar el reducido corpus lingüístico de esa lengua germánica:
1) De los dos hombres de Crimea, uno de ellos era nativo de allí, pero dijo que había pasado tanto tiempo entre griegos que prácticamente había olvidado su lengua materna, y el otro era un griego que aparentemente había aprendido la lengua de Crimea.
2) Busbecq no era lingüista ni por asomo y en su notación de la información de la que le dispusieron utilizó una ortografía ad hoc un tanto extravagante, mezcla de las tradiciones literarias de la lengua flamenca y alemana.
3) Esta información no ha llegado hasta nosotros directamente desde Busbecq, sino a través de una copia pirata francesa de esa carta, posiblemente copiada de otro manuscrito.

A pesar de todo ello la mayoría de los lingüistas coinciden en que el corpus refleja una lengua germánica de la rama Oriental (cuyo único miembro que ha llegado hasta nosotros es el visigótico del obispo Wulfila, y algunos textos ostrogóticos... las otras dos lenguas consideradas de esta rama son el vándalo y el burgundio, pueblos ambos que fueron exterminados sin dejar tradición escrita en su lengua), posiblemente un dialecto del ostrogótico tardío.

Sin embargo, este pueblo no dejó más huellas y seguramente fueran asimilados a las poblaciones que invadieron esa zona posteriormente (túrquicos como los tátaros).

Dejaron otras huellas no lingüísticas en períodos anteriores, como vasallos de diversos reinos, imperios y khanatos, incluyendo un arzobispado ortodoxo del Imperio Bizantino en Gothia (nombre de la administración bizantina de Crimea), ya que se dice que la mayoría de estos godos hablaban griego.

La carta de Busbecq aquí.


La verdad es que en lo que a fuentes lingüísticas se refiere no sé si es peor el caso de Busbecq o el de aquel viejo desdentado con problemas de dicción y sordo (llamado Tuone Udaina, o Antonio Udina en italiano), de quien un lingüista italiano sacó en 1897 información sobre la hoy extincta lengua dálmata (lengua romance de Croacia), ya que éste la había oído hablar a escondidas a sus padres cuando era pequeño. Un año después el último 'conocedor' de esta lengua murió por una mina antipersona.

1 Comentarios:

At 20:38, Blogger Fiondil dice...

A esto puedo añadir hoy lo siguiente:
Crimea tiene un estatus muy especial dentro de Ucrania, ya que solía ser de mayoría rusa antes de la disgregación de la URSS, además de contar con un 13% de tátaros túrquicos. Es la única República Autónoma dentro de Ucrania (las hay muchas dentro de la actual Confederación de Rusia, todas con poblaciones urálicas o túrquicas como base).
La etimología de "Crimea" pertenece a la lengua de los tátaros: de la capital de la Horda de Oro, Qirim, "mi colina" (qir-im).
Los griegos clásicos la llamaron Taurida (y luego Taurica) pues allí cuentan que Heracles derrotó al Gran Toro en una de sus pruebas.
Los bizantinos la llamaron Gothia, com ya he dicho en el post.

 

Publicar un comentario

<< Volver